Altar de la Patria

Duración 3 horas.
Auriculares obligatorios para los grupos.
Reservar >

Visita Altar de la Patria y Museo del Risorgimento: Altar de la Patria

Cuando, el 9 de enero de 1878, llegó la noticia de la muerte de Vittorio Emanuele II, la población no estaba preparada. El rey, muy querido por los italianos, había muerto aún joven, a sólo 57 años de edad. Rápidamente se desarrolló la idea de hacer en la capital un enorme monumento en su honor.
Después de años de vicisitudes, el monumento fue inaugurado solemnemente el 4 de junio de 1911, pero el trabajo continuó durante años, terminando sólo en 1935. El primer arquitecto Giuseppe Sacconi, fue reemplazado por Gaetano Koch, Manfredo Manfredi y Pio Piacentini. La decoración es la obra de más de 70 artistas, famosos y menos conocidos; todas las obras, en su mayoría asignadas mediante concurso público, son una especie de “museo al aire libre” de la escultura italiana del comienzo del siglo XX.
Después de la Primera Guerra Mundial a la función de celebración de la Unidad de Italia se añadió la de monumento militar, con la colocación dentro del edificio de la tumba del Soldado Desconocido. Entonces, el Altar de la Patria se convirtió en el lugar por excelencia del Culto Patriótico Nacional.

visita_altar_de_la_patria

El monumento representa, en formas y tamaños espectaculares y colosales, los principios fundalmentales de la vida de la joven nación italiana: la unidad de la Patria y la Libertad de los ciudadanos. Estos dos conceptos se expresan a través de una serie de valores, sentimientos y acontecimientos, representados por imágenes, descripciones, símbolos y alegorías, por toda la superficie externa del edificio.
Nuestra visita del Altar de la Patria comienza afuera, a los pies de la imponente escalera. Desde aquí se puede observar fácilmente la totalidad del monumento, y las esculturas más significativas. Luego nos dirigimos hasta el nivel de la estatua ecuestre de Vittorio Emanuele II, el centro de la composición, obra de los escultores Chiaradia y Gallori: una escultura de bronce de tamaño colosal: 12 metros de alto, 10 de largo, con un peso de 50 toneladas. Desde aquí se tiene la vista mejor de la decoración de la base, con la procesión evocadora del Trabajo y Amor a la patria, las representaciones simbólicas de las 14 ciudades sedes de gobiernos aristocráticos a lo largo de la historia, y la estatua de la diosa Roma, el centro de la composición. Continuaremos la visita subiendo a la terraza del Boletín, para una visualización más cómoda de los niveles superiores del monumento, y una mirada panorámica desde lo alto de la plaza.

altare_de_la_patria_roma_visita_guiada

El recorrido continúa en el interior del Altar de la Patria. Nuestra primera parada será la Cripta del Soldado Desconocido, en la que, desde el 4 de noviembre de 1921, se encuentra el cuerpo de un joven soldado anónimo, muerto en la Primera Guerra Mundial, en representación de todos los italianos caídos, cuyos cuerpos nunca fueron identificados. A continuación, visitaremos el Sagrario de las Banderas, que alberga las banderas utilizadas en las batallas por la independencia y la unificación de Italia, pertenecidas a los regimientos disueltos después de las dos guerras mundiales. A continuación, el Santuario de la Marina, que alberga las banderas de los barcos ya en desarme, junto con recuerdos de la historia de la Armada.
Para completar nuestro itinerario dedicado a la historia de la independencia y de la unificación de Italia, no se puede dejar de visitar el Museo del Risorgimento, rico en reliquias y testimonios de tres siglos de nuestra historia.

Visita Altare de la Patria y Museo del Risorgimento: Museo del Risorgimento

El Museo Central del Risorgimento, el punto focal de la visita, fue diseñado a principios del ‘900, una vez finalizado el Vittoriano. Una parte integral es el Instituto de Historia del Risorgimento italiano, cuya sede se encuentra en el ático del edificio. La visita guiada a las colecciones del museo llevará a los visitantes al interior del Vittoriano, en un espacio que alberga, a lo largo de las paredes, algunas piezas de testigos y protagonistas importantes de la historia de Italia. Los testimonios expuestos proceden de los ricos archivos del Instituto del Risorgimento, que consiste no sólo de materiales de papel, sino de recuerdos como grabados, pinturas, armas, además de fotografías y libros impresos, elegidos entre los más adecuados para la didáctica y la historiografía . Se compone principalmente de exposiciones relacionadas con el territorio de Roma y del Estado Pontificio, con una atención privilegiada a ciertos temas y períodos históricos, como el mito de Garibaldi, la República romana de 1849 y la Primera Guerra Mundial.
Con motivo del 150 aniversario de la unificación de Italia, el 2 de junio de 2011, el Museo del Risorgimento abrió un nuevo recorrido guiado, organizado principalmente según un criterio cronológico, desde la segunda mitad del ‘700 hasta el final de la Primera Guerra Mundial, cuyas diversas etapas están marcadas por las personalidades que de algunas maneras fueron protagonistas.

Nuestro itinerario de visita al Museo del Risorgimento, a continuación, se desarrolla a través de las siguientes secciones de la exposición:

– El período napoleónico;
– El Congreso de Viena;
– La Revolución de 1820-1821 y 1830-1831;
– Giuseppe Mazzini y Joven Italia;
– Pío IX;
– 1848: Los cinco días de Milán; la República de San Marcos; la Guerra de la Independencia;
– El 1849 y la República Romana;
– Cavour y la Guerra de Crimea;
– Vittorio Emanuele II y la Guerra de la Independencia;
– Garibaldi y los Mil;
– Desde la Unificación hasta el Aspromonte;
– La Tercera Guerra de la Independencia;
– 1870 la toma de Porta Pia.

Entre los hallazgos más curiosos e interesantes de nuestro recorrido, los pantalones de Garibaldi, usados durante el desembarco en Marsala, las botas perforadas por la bala en Aspromonte, las máscaras mortuorias de Mazzini y Cavour, el álbum de fotografías de los Mil, una selección de armas pertenecidas a los protagonistas del Risorgimento, la cureña usada para transportar el cuerpo del Soldado Desconocido y muchos más.
Como complemento a la visita al Museo del Risorgimento, en el camino, se pueden ver películas de época raras y escuchar músicas militares originarias del siglo XIX y de la Primera Guerra Mundial.